Lo que debieras saber: Contratando el Fotógrafo

Lo que aquí escribo es una visión del mercado de la fotografía social. Es mi punto de vista basado en mi experiencia, el que comparto para facilitar a clientes en general escoger y contratar fotógrafos profesionales.

Hacer imágenes fotográficas dejó de ser hace mucho tiempo una actividad exclusiva de profesionales o expertos. Desde principios del siglo pasado muchas cámaras y tecnologías se hicieron para que casi cualquiera pudiera hacer fotografías. Hoy las tecnologías existentes con este propósito son abrumadoras y los resultados… ¡Mejores que nunca! …Esto ha catapultado fotografía como una actividad cotidiana; multiplicado por centena de veces la cantidad de “clics” que la gente hace, la cantidad es tal, que la habilidad media para la composición y calidad estética de las fotografías es notablemente superior a lo que se veía en fotos “amateurs”; solamente 10 años atrás. Basta con ver las fotos del perfil en redes sociales de casi todos… …¡Son muy buenas!

…entonces… –¿Los fotógrafos profesionales se quedaron sin oficio?

–¡No! …¡De ninguna manera!

Lo que cambió y seguirá mudando, es lo que ofrece un fotógrafo profesional. Contratarlo se ha convertido en una lotería para muchos,

En la época de la película, lo que podían hacer pocos era obtener resultados aceptables (exposición, enfoque y contenido) con contadas oportunidades (limite de disparos), utilizando el conocimiento técnico para calcular o preveer estos (no había una pantalla que los mostrara instantáneamente). Aun así, había que ser creativo, no obstante, la razón principal para contratar un fotógrafo profesional era la certeza de obtener imágenes razonables, no necesariamente creativas. Recordamos los fotógrafos de parque, ferias, aeropuertos, que ofrecían sus servicios en lugares públicos, lo que hoy todos consiguen mejor y mas rápido con sus celulares. Conozco infinidad de historias en los 70s y 80s y hasta los 90s en el que no quedaron fotos de eventos importantes, porque el “fotógrafo” no consiguió las fotos, por diferentes motivos, problemas con la película, el laboratorio y a veces la incompetencia del propio fotógrafo, lo que muchas veces se supo solamente cuando, como dicen en las novelas… …¡ya era demasiado tarde! …¡Que frustración!

… Eran diferentes las razones por las que se contrataba a un fotógrafo profesional comparado con el presente. Hoy es virtualmente imposible que en un evento notable termines sin fotos, sea que contrates o no a un fotógrafo profesional, sobretodo, si es concurrido de amigos y familiares. No obstante, al contratar uno, esperas que sus fotos sean más y mejores que la de los invitados, por lo menos en cuanto a la calidad técnica.

De frente a las facilidades que la tecnología otorga, mejorando la calidad técnica de las imágenes y al cambio en la percepción de la población en cuanto a la calidad estética de estas, los nuevos clientes poseen expectativas diferentes al contratar a un fotógrafo. Ya no es porque es la única fuente mas o menos segura de fotografías.

Entonces aterricemos. Para evitar jugar al adivino, lo que debemos tener claro es, ¿Porqué deseas un fotógrafo profesional? ¿Qué tipo de fotografías deseamos obtener? así averiguamos que fotógrafo contratar.

Hoy, se contrata a un fotógrafo por una o estas dos razones:

  1. El Servicio: No desear hacer las fotografías uno mismo.

  2. El Resultado: Que solo consiguen fotógrafos profesionales.

Son las mismas razones por las que vamos a un restaurante: Por no querer cocinar o para comer algo sabroso que no sabemos preparar. En fotografía, para lo primero se necesita un operador competente de cámara y para lo segundo una persona con habilidades, creatividad, además de poseer y dominar el equipo requerido. En el cuento del restaurante; un cocinero o un chef.

¿Que fotógrafos hay, para que sirven y como encontrarlos?

El Clicker

Cuando solo interesa obtener fotos de algo, puedes darle el encargo a un aficionado con cámara apropiada, en este caso lo único que te interesa, por no necesitar ni desear mas nada, es que alguien haga el trabajo sin mayores complicaciones. No tienes tiempo para hacerlo tu, ni quieres que los que participan lo hagan. Si es así, contrata cámara y fotógrafo al menor precio. Importante es encontrar alguien que de alguna certeza de entregar imágenes. Necesitas un ¡Clicker!

Los Clickers son fotógrafos en sus inicios o quienes con varios años no han desarrollado mas allá de un pasatiempo sus habilidades, generalmente conoces alguno que tiene una cámara “profesional” y oferta precios bajos para hacer su pasatiempo-oficio. Su conocimiento es superior al de cualquier persona, pero aun no dominan el oficio, son abundantes, son los mas económicos, pues el trabajo que realizan es casi automático.

Lo mas relevante para contratar un Clicker son las referencias y seriedad con que encara el trabajo, pues debido a sus características es muy frecuente que otras cosas “mas importantes” interfieran con sus labores fotográficas. Hay algunos con buenas página web y podrás ver parte de su portafolio. El problema al contratar uno es confundirlo con un fotógrafo de mayor competencia y habilidad, pues vas a encontrar las fotos que salen buenas, que no es lo mas seguro que ocurran con las tuyas.

El Ilustrador

Cuando lo importante es obtener fotografías para publicar socialmente eventos o retratos, con buenas características técnicas, (Nitidez, iluminación, contraste y colores), hay que procurar a alguien con el conocimiento y la habilidad para dominar la cámara que obtenga buenas instantáneas de lo que ocurre frente a la lente. Necesitas un ¡Illustrator!

Son muy importantes las buenas referencias en cuanto a resultados y responsabilidad. Identificar la cantidad y variedad de trabajos anteriores. No es lo mismo un fotógrafo con 5 trabajos buenos en un año, que en un mes. Obviamente, los buenos Illustrators serán mas caros que los menos experimentados. Aquí es donde puedes, casi siempre, hacer concurso de precios, puedes buscar quienes hacen el trabajo bien al menor costo, pues el resultado que esperas es obtenible con bastante certeza si es un fotógrafo competente.

Algunos Illustrators llevan décadas en el oficio, especializándose en ser “Tiro seguro”, al captar imágenes nítidas, con buenos colores y buena iluminación de los sujetos. Hace su trabajo de manera metódica y entrega con alto grado de certeza sus fotografías. Normalmente podrás encontrarlos por referencia, pues son muy prolíficos o en la web, muchos tienen una. Su portafolio posee muestras de las imágenes que hablamos, técnicamente bien logradas y de muchos clientes.

Puedo catalogar aquí la gran mayoría los estudios fotográficos abiertos al público transeúnte. Es exactamente el mismo servicio.

El Fine Artist

Muchos buscan un resultado específico, un proyecto bien definido de la imagen que se desea obtener. “Deseo una foto con mi pareja corriendo en la playa y un atardecer en el fondo a contraluz”, vestidos de blanco, descalzos y la arena aun mojada por el mar reflejando un cielo crepuscular y colorido. Esta fotografía requiere de un Fine Artist, uno que sea capaz de comprender el deseo especifico y sepa lograrlo. Esta fotografía generalmente requiere de producción y post producción. La fotografía no se logra solamente con hacer ¡clic!... hay que reunirse, platicar del proyecto, establecer un plan y ejecutarlo. Luego, las imágenes generalmente deben ser procesadas para llevarlas a su acabado final, una impresión, video, gigantografía o álbum. No todos los fotógrafos competentes dan este servicio, ya que requiere de otras habilidades y equipos. Es muy difícil utilizar el precio para definir a quien contratas.

Un Fine Artist se contrata por el estilo de su portafolio, que para evaluar correctamente, deberías entender las dificultades que implican sus resultados; sino estarás simplemente impresionado o no por la belleza estética de las imágenes. Debes encontrar algo parecido a lo que buscas. Nuevamente la referencia y la responsabilidad deberán ser parte importante de la decisión, pero el precio ya será consecuencia de los gustos.

Este fotógrafo no se busca por el precio, El precio es consecuencia de su demanda, no es un capricho. Como cada uno posee su estilo, no podrás hacer muchas comparaciones y probablemente ante igual estilo y destreza el precio será muy parecido, a menos que estés contando cada dólar. Probablemente, si contratas a alguien crees un Fine Artist por ser el mas barato, esperando un resultado espectacular, te decepcionrás…. Y terminará siendo… ¡Caro! …si no quedas contento y haya que repetirlo con otro. Solución mas simple: te gustó lo que hace y el precio lo puedes pagar, no busques más.

Los Fine Artist son fotógrafos muy competentes para alcanzar resultados concretos, conocen muy bien los equipos que usan y entienden sobre iluminación natural y artificial. Poseen equipos especializados para casi cualquier circunstancia o efecto y poseen un lado creativo bien desarrollado. Entregan siempre resultados notables y en ocasiones magistrales. Encuentras estos fotógrafos en la web (Un Fine-Artist siempre tiene) . En su portafolio sus capacidades y estilo saltarán a la vista. Contratarlo es un asunto de gustos y referencias. Normalmente, hacen con éxito fotografía comercial para productos y revistas.

El Storyteller

Normalmente para eventos como bodas y aquellos muy especiales, deseas a alguien que sea un “Illustrador artista” muy “creativo”, uno que sepa lograr y buscar imágenes que sean especiales, que cuente una historia, mas que registrarla solamente. Una cosa es fotografiar un grupo de personas que posan en la entrada de una recepción con los anfitriones y otra es captar la cara de alegría de un familiar o amigo sorprendido al verte luego de varios años, con los brazos extendidos, justo antes de darte un abrazo. Este fotógrafo se la pasa “apañando” esas fotos y las ve venir. Ha desarrollado con el tiempo esa habilidad y percepción para lograrlo y cada vez… ¡Está mejor!

Este fotógrafo es un ¡Storyteller! Le pone imágenes a una historia o hace una historia en una imagen… ¡la tuya!

Un Storyteller se contrata por su constancia y portafolio, en TODOS sus trabajos destacan sus imágenes casuales bien logradas. No cualquier fotógrafo puede concentrase en la parte técnica para hacer fotos “correctas” y a la vez ser creativos y poseer la habilidad de “apañar” momentos. No confunda esta capacidad con los que son adeptos al “Gatillo Feliz” o “Happy Triggers” que pasan con la cámara en ráfagas y terminan haciendo literalmente, miles de fotos de un evento o sesión de pocas horas. El Storyteller es un fotógrafo con una percepción especial, que solo se logra con la experiencia y por poseer una percepción sicológica muy desarrollada o tal vez innata. Al igual que el Fine Artist, en cuanto a precios, no podrá compararlo entre otros; por lo que nuevamente es simple, ¿Te gusto? ¿Puedes pagarlo? ¿Si?... ¡Contrátalo! ….antes que se ocupe.

El Storyteller es un fotógrafo muy creativo y perceptivo. Es generalmente muy inquieto y a veces excéntrico. Al igual que el Fine Artist es muy competente y domina iluminación y posee equipos de vanguardia. De todos es el que mas requiere de instinto creativo, pues debe responder a veces, en fracciones de minuto o segundo a una situación, con una respuesta técnica a otra artística. La principal arma del Storyteller es su capacidad para preveer situaciones y anticiparlas. Encontrarás a este fotógrafos al igual que el Fine Artist con pagina web y muchas referencias (son muy conocidos). Frecuentemente se dedica a asignaciones editoriales o publicidad y muchos son fotógrafos de bodas muy conocidos.

Finalmente.

Claro que pueden existir fotógrafos que poseen varias de estas habilidades e inclusive alguno con todas, no obstante, como clientes, debemos comprender estas cualidades para determinar lo que necesitamos, así valoraremos el servicio que nos puede brindar un fotógrafo competente y encontrar el que necesitamos, evitando sorpresas, o lo que es peor… ¡Frustraciones!

Hoy en día, mas que nunca contratas la calidad de la imagen. Para lograrlas los fotógrafos deben dominar primordialmente dos habilidades:

  1. Técnica: Enfoque, colores, gama de tonos, iluminación, etc.

  2. Artística: Composición, creatividad, estética, impacto, mensaje, etc.

Un fotógrafo competente domina la técnica pero la parte artística siempre la va mejorando, presenta fases o estilos propios, estas son las características de decisión para el cliente… Mientras mas requiera el cliente de la segunda como habilidad mas limitada será su búsqueda y menos opciones tendrá en cuanto a escoger precios.

Un error frecuente es pensar que es asunto de cámara cara y buen ojo… ...Nada mas alejado de la verdad. Lo que mas ayuda a la buena fotografía es el conocimiento, las cámaras son herramientas. No obstante, un fotógrafo podría ser capaz de producir resultados buenos solamente en las condiciones que ha aprendido, el fotógrafo de “receta”; mientras que otros son capaces de descifrarlas y ajustarse para producir el resultado que él busca, no solo el que se encuentra. Esto es competencia, la constancia y la capacidad de lograr un resultado específico siempre.

Tenga claro que es lo que necesita y busque el fotógrafo adecuado, si contrata alguno que no esta al nivel de lo que espera, va obtener frustraciones y si hace lo contrario, va a gastar dinero innecesariamente, no siempre se requiere de un fotógrafo experto. Lo mas incomodo para un fotógrafo experimentado es que le soliciten un trabajo de Clicker... ..lo cierto es que eso no va a bajar el precio. Es absurdo ir a un Fine Artist y pedirle una foto para el pasaporte, a no ser que desees pagar mas de 100.00 dólares por una. Lo que vende todo fotógrafo es su tiempo. El no va a disminuir la calidad de lo que hace para cobrar mas barato, No tiene sentido, por ello independientemente de las expectativas del cliente, este siempre va a ejecutar su labor con el mismo nivel de capacidad o mejor.

¡Hay que reunirse! Tanto con el Fine Artist como con el Storyteller... ¡Es Serio! No se puede hacer una proyecto bien hecho sin intercambiar apropiadamente las informaciones requeridas y ponerse de acuerdo en muchos detalles. El trabajo de fotografía que se busca requiere de planeamiento y en ocasiones de producción, igualmente que un proyecto comercial.

Hay muchos fotógrafos improvisados, los que no poseen referencias. Aunque a veces se puede uno sacar la lotería apostando a un desconocido emergente, la realidad es que el dicho “A mayor riesgo, mayor ganancia” posee un balance estadístico bastante negativo. La separación entre los fotógrafos profesionales de los improvisados está en muchos detalles, como si tiene o no pagina web o solamente en redes sociales; respaldo de imágenes (que no se le vayan a perder las tuyas), estudio u oficina, equipos, etcétera, a los que se le debe prestar atención.

Después de tener claro lo que necesita, sabrá a quien busca. Esta mecánica sencilla le va a ayudar con esta pesquisa y decisión. Habrá que pedir referencias, ver portafolios y sobre todo tenga en cuenta que casi cualquiera puede tener 10 fotos “bonitas”; no obstante, lo que debe ser real es que esas fotos sean una maravilla frecuente no un premio de rifa fortuito. Lo último que desea comprar al contratar un fotógrafo es un ¡billete de lotería!...ƒ