Arte Fotográfico


Una fotografía como expresión debe contar un cuento, transmitiendo una idea, emoción o  simplemente su presencia estética. Pero debiera ser producto de un acto deliberado de su autor

Mucho se discute sobre ¿Que es arte?...

una pregunta que posee tantas respuestas que no ayudan a establecer un criterio que homologue el concepto. No obstante, en la práctica, la que toma en cuenta experiencia y resultados, consigue conceptos un poco mas pragmáticos que lo cotidiano.

Es común la idea de que arte es casi cualquier cosa que su autor así lo designe, por la libertad de criterios que con razón debe imperar en toda actividad humana, mucho mas en las artes, que impida encasillamientos y conceptos intransigentes que menoscaben la libertad creativa.

En fotografía he visto soberanas cochinadas a las que sus autores les llaman “su arte” para separarlo caprichosamente del escrutinio crítico o de expertos. Es hoy común encontrar adeptos a cualquier tipo de “cosas” y en fotografía, la abundancia de “artes” particulares hace complicada la separación entre lo bueno, lo malo y lo feo.

Las definiciones separan lo que es de lo que no es, pero muchos desean ajustar las definiciones para que lo que “hacen” sea clasificado dentro del concepto de arte, en lugar de hacer lo que dice la definición para clasificarse como tal.

Siempre he defendido la tesis, basada en la vida práctica, que arte es algo extraordinario, resultado de una habilidad, o sea, necesariamente es artificial, producto de la intervención intelectual de su autor, quien domina el resultado mediante una técnica controlada aprendida o desarrollada por él, solo así es artista. El azar, si interviene, es en la oportunidad, en la circunstancia, nunca es parte de la técnica. He discutido con varios que poseen la posición de que hay técnicas que utilizan el azar como recurso, pero para mi, en ese caso, la obra sería producto de un fenómeno natural y no de un acto deliberado de su autor.

Por lo tanto, según esta idea el arte es escaso y no abunda, pues sino no sería extraordinario o fuera de lo común. Una fotografía podría ser extraordinaria y su autor no necesariamente un artista. Cuantas fotos espectaculares no hemos visto de personas que nunca han vuelto a hacer algo parecido. Sé de un fotógrafo que estuvo el dia, la hora y el lugar correctos para sacar (por suerte, diría yo) la foto de su vida, que lanzó una carrera basada mas en esa gloria anterior que en su trabajo, también se de fotógrafos extraordinarios que son poco conocidos por no haber tenido la exposición correcta o no tener “ángel” con sus seguidores.

Conversaba hace unos días con 2 fotógrafos amigos, cada uno muy exitoso en su campo, sobre los increíbles resultados que fotógrafos con poca experiencia están logrando hoy. Pero, ¿Qué es un buen resultado? ¿Cómo separamos las verdes de las maduras?

Cualitativamente hay un listado de cosas que deben verse en la foto para que esté libre de “pecados” técnicos, pero lo más importante es el contenido, el mensaje, lo que la imagen transmite o provoca, hacerlo con la mas impecable técnica es solo parte del arte.

Como expresión de la razón, para crearlo, el arte se hace, no se le encuentra, ni es una obra de la naturaleza o del acaso.

Arte o no, no es designado por el autor…. Eso lo hace el público quien decide que es lo extraordinario y proclama artistas y maestros. Lo único que se puede hacer es…

…Tratar de hacerlo mejor cada vez, aunque eso no es garantía de nada, si es requisito.